Mantenimiento

 

FILTRACiÓN limpiar o cambiar cuando esté sucio. Para ello hay que cerrar el paso del agua cortando las llaves instaladas antes y después del descalcificador, a continuación abrir el purgador que se encuentra en la cabeza del filtro y cuando deje de salir agua abriremos el vaso con la llave específica, procediendo a su desmontado hacia abajo y sustituyendo el cartucho sucio por otro de recambio nuevo o limpio.

Tras su reposición cerraremos el vaso con la llave y abriremos el paso del agua con el purgador abierto hasta que se llene de agua, momento en el que lo cerraremos. Posterior mente se procederá a limpiar el filtro usado con un cepillo suave y agua a presión removiendo la suciedad y dejándolo posteriormente a remojo con agua y lejía, una vez limpio se puede guardar seco.

 

 

 

DESCALCIFICACIÓN poner sal cuando la gaste. Tan fácil como abrir la tapa y vaciar el saco dentro. El sistema de válvula automática nos permite programar el ciclo por días o por litros de regeneración según el consumo de agua y la dureza en grados hidrotimétricos y los litros de resina catiónica que contiene la botella.

El intercambio realizado es entre los  iones de sodio de la sal, e iones de calcio o magnesio que forman la cal. De estar bien programada la válvula se producirá la regeneración a las 02 A.M. consumiendo la sal necesaria para remover la cal retenida por la resina y dejarla cargada de sodio. En el modo de filtración la resina irá liberando sodio a cambio de cal que quedará retenida hasta la siguiente regeneración. La resina tiene una vida útil de unos ocho años.
El análisis de la dureza se puede realizar fácilmente con unos líquidos reactivos.

 

 

 

OSMOSIS INVERSA cambiar prefiltro de sedimento y prefiltros de carbón activo cada año, cambiar la(s) membrana(s) cada tres años o cuando den mala calidad. Existen diferentes clases de membranas que producen desde 38 galones de agua osmotizada y que tiran otro tanto al desagüe. La eliminación de partículas se realiza por micro filtración a nivel de radio atómico consiguiendo una pureza del 90-98%.

Esto permite obtener un agua de baja mineralización óptima para consumo humano y que no deposita minerales en exceso. Adecuada para procesos industriales como refrigeración, limpieza, o como base de productos elaborados. Es la mejor calidad de agua para consumo de boca. Se analiza rápidamente por conductividad, a menor cantidad de sólidos disueltos mejor calidad.

 

 

 

DOSIFICACIÓN de silicofosfatos. Reponer los cristales cuando se gasten. De la misma manera que  en el caso del prefiltro se abre el vaso, se saca el cartucho, se rellena y se vuelve a colocar, purgando el aire.

Los silicofosfatos son tensioactivos y producen una película microscópica por los conductos de agua evitando el contacto con el metal así como la oxidación que pueden producir las aguas ricas en oxígeno.

 

 

 

DOSIFICACIÓN de cloro. Mantener el depósito de hipoclorito sódico rebajado con agua al 20% de concentración. En caso de vaciarse la garrafa habrá que purgar el sistema hasta que se vacíe de aire. El cloro es un gas que se disuelve fácilmente en el agua y que debe estar en contacto con ella un mínimo de 30 minutos para ejercer todo su poder desinfectante.

Se presenta en forma líquida para su manejo fácil y es un irritante celular tan potente que hay que evitar el contacto con las mucosas y lavar con abundante agua en caso de accidente. Tengan cuidado con las salpicaduras en la ropa que se estropeará. La dosis no debe superar 1 gramo por metro cúbico de agua.