Dosificación

 

Para evitar aguas rojas cuando hay tuberías de hierro se dosifican polifosfatos.
Se presentan en forma de bolas o piedras que se disuelven en el agua al pasar a través de ellos. Sus moléculas se orientan en un extremo hacia el agua mientras el otro extremo la repele formando una película que recubre las tuberías y evita el contacto del agua con el metal. Es atóxico, en un m3 de agua tratada hay menos fosfatos que en un litro de leche.

Cuando se parte de un agua de pozo hay que desinfectarla antes de cualquier otro tratamiento. Ello se consigue con la dosificación proporcional de cloro en un depósito donde debe estar en contacto un mínimo de 30 minutos para ser efectivo. El cloro es un bactericida que rompe la membrana celular. La dosificación se realiza con bombas de membrana que se pueden regular de varias maneras según la instalación.